Semanarioprensalibre's Blog

Just another WordPress.com weblog

La prensa manchada con sangre

Mitre, H.de Noble y Videla inauguran Papel Prensa.

Es estremecedor el testimonio de Lidia Papaleo de Graiver ante la justicia.

Por primera vez se conoce a través de un tribunal de la justicia argentina, la historia de la apropiación de la empresa Papel Prensa por parte de tres diarios: Clarín, La Nación y La Razón, en complicidad con la última dictadura militar.

Es de no creer el ensañamiento contra las personas que puede provocar la codicia. La viuda de Graiver, poseedora de la mayor parte de las acciones fue obligada a venderlas a precio vil mediante amenazas de muerte. Ella contó ante los jueces cómo el mandamás del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, la amenazó de muerte a ella y a su hija de dos años, en 1976, si no le vendía las acciones. Y el miedo que le provocó y le provoca aún recordar esa mirada fría y amenazante de quien es hoy uno de los mayores poderes de la Argentina.

Después vino el secuestro de toda la familia Graiver y los ex directivos de Papel Prensa, y para Lidia las violaciones, las torturas, el tumor cerebral provocado por los golpes en la cabeza, las acusaciones de “impura” por haberse casado con un judío (pensar que todavía hay católicos que guardan tanto odio en su corazón), el robo de las acciones de Graiver en el diario La Opinión. Luego los años de cárcel y las amenazas constantes para que no hablara, que la siguen hasta hoy, cuando ‘altos personajes”, contó, le siguen diciendo: “hacé tu vida, no denuncies más”.

Es triste, es inaudito, pero lo peor es el silencio. El silencio de los grandes medios que ocultan estas y otras informaciones. Porque se trata de grandes empresas periodísticas que luchan por defender sus privilegios, por acrecentar sus ganancias. Pero hay que aclarar, estos no tienen nada que ver con el periodismo ni con los periodistas.

Sus periodistas son empleados a sueldo que tienen prohibido preguntar por Papel Prensa, por la verdadera identidad de los hijos irregularmente adoptados de Noble, por los despidos en Perfil, o las negativas de Clarín y Canal 13 de reincorporar a los despedidos de los últimos años, a no hablar de las agresiones a los periodistas de canal 7.

A estos empleados periodistas los obligan a gritar en los noticieros, a atacar al gobierno y a los jueces que están descubriendo sus delitos. ¿Acaso son culpables de mentir para conservar sus trabajos? La mayoría no, hasta tienen miedo de no poder trabajar nunca más, de perder muchos privilegios a los que ya se acostumbraron. Los verdaderos culpables son los empresarios de prensa, que ni siquiera son periodistas, que obligan a ocultar, mentir y desinformar a la población para defender sus intereses particulares. Por suerte, todavía quedan algunos, mucho más independientes, comprometidos con la verdad y con la información veraz, no parcializada.

El lector sabrá reconocerlos en la medida en que haga un esfuerzo por pensar un poco antes de aceptar ciertas frases hechas o supuestas verdades. Y la justicia está haciendo mucho en ese camino. El semanario Prensa Libre estaría orgulloso de que sus lectores lo incluyeran en este último grupo.

Link Permanente: http://www.sprensalibre.com.ar/index.php?id=4571

Anuncios

junio 1, 2012 Posted by | Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Papel de diario para todos (¡al fin un poco de justicia!)

El famoso brindis cuando Videla entrega Papel Prensa a Ernestina.Al aprobar el senado, esta semana, la ley que declara de interés público la fabricación del papel para diarios, empezaría a cumplirse finalmente la premisa fundamental para garantizar la libertad de prensa: que todos los diarios, chicos y grandes de capital o de provincias, diarios, semanarios o mensuarios, obtengan el papel en igualdad de condiciones y al mismo precio.

Hasta ahora, Clarín y La Nación habían ejercido un monopolio vergonzoso, desde 1977, en complicidad con la dictadura militar, apropiándose de una empresa creada con el ahorro de todos los diarios del país, que durante años aportaron un porcentaje de sus importaciones (en el país no se fabricaba el insumo vital) para crear la empresa. Luego el Estado (todos nosotros) puso mucha plata, además de ventajas impositivas y de servicios, para que pudiera funcionar.

 Más allá de las causas judiciales por cómo se hicieron de las acciones de Papel Prensa S. A., esta situación les permitió a los dos grandes diarios presionar a la competencia o terminar liquidándola (como ocurrió con Crónica), en beneficio exclusivo de sus intereses, y siempre con la consigna de la libertad de prensa, que en su caso fue, durante los últimos 35 años: libertad de hacer negocios a expensas de los demás.

Ahora Clarín, también se victimiza con su Cablevisión, otra empresa dominante, que desoye las intimaciones judiciales y se rige por su propia justicia. En conflicto con su rival mendocina por competencia desleal, trata de involucrar a cualquiera con tal de burlar las leyes.

Eso sí, cuenta con sus propias fuerzas en el Congreso. El director de Relaciones externas del grupo Clarín se reunió esta semana con sus diputados: Patricia Bullrich, Ricardo Gil Lavedra, Juan Pedro Tunessi, Oscar Aguad, Federico Pinedo y Eduardo Anadeo, entre otros, para diseñar la estrategia de defensa del poderoso Grupo.

diciembre 28, 2011 Posted by | Uncategorized | , , | Deja un comentario

La Justicia investiga a Mitre y a Magnetto por la causa de apropiación de Papel Prensa

Hace muchos años que se viene denunciando el despojo accionario a la familia Graiver por parte de las Fuerzas Armadas en complicidad con los diarios Clarín, La Nación y La Razón. Ahora, la Cámara Federal resolvió que el expediente que lo investiga se tramite en los tribunales porteños.

La Cámara Federal resolvió por sorteo designar al juez Julián Ercolini para hacerse cargo de la investigación contra Héctor Magnetto y Bartolomé Mitre sobre presuntos delitos de lesa humanidad que habrían enmarcado el traspaso de la empresa Papel Prensa a los accionistas privados La Nación, Clarín y La Razón en 1976, en los inicios de la dictadura. Ya el juez porteño Daniel Rafecas había estimado que había delitos de lesa humanidad, por lo que el expediente pasó a La Plata donde se investigaban delitos similares. Pero, por una cuestión de procedimiento, la Sala Primera de la Cámara apartó a Rafecas, y ratificó la causa ante los tribunales federales de la Capital Federal. Fue en territorio porteño donde, según las denuncias de los sobrevivientes, se produjeron los “aprietes” y las torturas para que los familiares de David Graiver traspasaran las acciones a esa sociedad entre los principales diarios privados y el Estado Nacional en manos de los dictadores.

Fueron los camaristas Eduardo Farah, Eduardo Freiler y Jorge Ballestero quienes resolvieron que la causa se investigue en los tribunales federales locales, pero con otro magistrado. Ercolini (el juez ahora a cargo) es secretario de Cámara, menor de 50 años de edad, considerado independiente por sus pares y de bajo perfil.

Según informa el diario Tiempo Argentino, a fines de abril pasado, los fiscales federales Rodolfo Marcelo Molina y Hernán Schapiro dictaminaron que “la presunta transferencia compulsiva de las acciones de Papel Prensa SA, de la que eran propietarios algunos de los integrantes del denominado Grupo Graiver a las empresas La Nación, Arte Gráfico Editorial Argentino (AGEA) y La Razón habría consistido en un conjunto de acciones pergeñadas y ejecutadas en su casi totalidad en la Ciudad de Buenos Aires, con la directa intervención de la junta militar en colusión con los civiles denunciados, en el marco de una persecución por motivos políticos, económicos y religiosos, desatada desde el aparato terrorista estatal”.

La causa se disparó por denuncia de otro juez, el titular del juzgado en lo Civil y Comercial número dos, Eduardo Malde. En una asamblea celebrada en Papel Prensa en mayo de 2010, un veedor judicial enviado por el juez escuchó los relatos sobre torturas por parte de la viuda de David Graiver, Lidia Papaleo; de su ex testaferro Rafael Iannover, y del ex propietario del diario La Razón, José Pirillo. Formuló la denuncia y Rafecas realizó los primeros trámites hasta que se declaró incompetente y envió el expediente, con un puñado de fojas, a Coraza. Tiempo después fue Coraza el que se declaró incompetente y devolvió las actuaciones: para ese entonces, los fiscales ya habían acumulado unos 70 cuerpos de investigación.

Como se recordará, la idea de crear una fábrica de papel en la Argentina para substituir con el esencial insumo las exportaciones que se venían realizando, fue de un economista neo desarrollista: José Dagnino Pastore, quien lo anunció en 8 de agosto de 1969. Curiosamente, el funcionario pertenecía al gobierno de un dictador, Juan Carlos Onganía, y asumía en un intento de frenar las protestas que por entonces se sucedían sin cesar en todo el país, con el fin de darle al gobierno un tono más populista y nacionalista. Este plan, en principio contó con el rechazo de los principales medios reunidos en ADEPA.

Aunque con dificultades, el proyecto siguió adelante, con el aporte de fondos a partir de un impuesto a la importación de papel para diarios (el 10%) y un aporte del Banco Industrial de la República. El intento se continuó durante el posterior gobierno de Lanusse y otro ministro de economía más desarrollista, Aldo Ferrer, continuó el proceso desde 1970 hasta el 28 de mayo de 1971. Durante ese período hubo licitaciones y venta de acciones, con la finalidad de evitar monopolios. Propietarios de acciones, entre otros, fueron César Cívita y Editorial Abril, hasta que entra en juego David Graiver, quien se estima que había invertido en la futura fábrica de papel cerca de 15 millones de dólares.

Finalmente, en 1976, tras la muerte dudosa de Graiver, la dictadura de Videla “ofrece” la fábrica, y el control del insumo, a cuatro diarios: La Nación, La Prensa, La Razón y Clarín. La Prensa se niega a participar por razones éticas, y los otros tres “compran” muy baratas las acciones de los Graiver, entre otros, y pasan a controlar el papel, con el apoyo de la dictadura, lo que se mantiene hasta el día de hoy, en que Clarín duplica sus acciones, por la compra de una casi quebrada La Razón y aumenta su poderío, gracias a la denunciada restricción del papel a su rival de entonces, “Crónica”

El resto de los diarios del país, que no pertenecen al grupo y a su aliado La Nación, siguen esperando una justicia que todavía tarda demasiado en hacerse presente.

diciembre 15, 2011 Posted by | Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Sin límites: siguen con el juego sucio

En su lucha contra el gobierno por mantener sus privilegios, los monopolios del papel y de los medios vuelven a aumentar el papel para diarios. De esta manera presionan a sus competidores, ya que al ser dueños del insumo, gracias a los favores otorgados por la dictadura genocida, pueden tener el papel a bajo precio, mientras el resto de los diarios del interior del país lo reciben a un precio tan alto que su costo significa el mayor gasto para la producción de sus publicaciones.

En los últimos años han aumentado ese valor muy por encima de las pautas inflacionarias, aún más de lo que ellos mismos repiten hasta el cansancio en sus noticieros. Sin embargo, pese a la supuesta inflación galopante que pregonan, no quieren aumentar a los trabajadores de la Planta de Papel Prensa ni siquiera un 15% en el año. ¿En qué quedamos? A alguien le mienten. Este conflicto (que ellos quieren ocultar) ya está provocando desabastecimiento de papel para los diarios del interior, que denuncian esto como un nuevo ataque a la libertad de prensa que ellos dicen defender.

Para colmo, se conoció que el nuevo titular de la comisión de libertad de prensa de Adepa (organismo que reúne a los dueños de los diarios más poderosos) es un ex funcionario de la dictadura que favoreció a Clarín y La Nación. Está claro que para ellos defender la libertad de prensa significa defender sus negocios. Como el del cable, donde censuran a quienes los critican, y cuyo abono suben en forma constante sin motivo alguno. Se calcula que los servicios más caros del país y que más aumentos sufrieron son justamente los de cable y de provisión de Internet (Fibertel).

Cable, Internet, papel, TV, ese domino abrumador sólo puede morigerarse si el gobierno y los jueces (los dos poderes) deciden aplicar en forma consecuente la ley de medios aprobada por el Congreso de la Nación (el tercer poder) y las leyes anti monopolios que existen aquí y en todo el mundo.

De otra manera, la ciudadanía seguirá estando bajo el dominio de un grupo que ya se erigió en un cuarto poder más poderoso que los otros tres, haciendo y deshaciendo a su arbitrio e interés. En democracia, no puede existir un poder por sobre los que marca la constitución de cualquier sistema democrático.

Link Permanente:  http://www.sprensalibre.com.ar/index.php?id=3162

octubre 16, 2010 Posted by | Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Impedir es la consigna de Clarín (opinión)

Impedir la aplicación de las leyes parece ser la consigna del Grupo Clarín.

Las leyes aprobadas por el congreso nacional ponen trabas al crecimiento del grupo monopólico. Su defensa es retrasar todo lo posible su aplicación. No es, claro, una actitud simpática, pero parece ser la única que le queda para tratar de mantener su posición dominante en la sociedad argentina.

Hasta hace poco el Grupo tenía dominio absoluto (junto a su colega La Nación y la permisividad del Estado) sobre el papel para diarios que se fabrica en la Argentina. Eso se debió al acuerdo alcanzado con la dictadura militar en 1976. Como consecuencia de ello, Clarín pudo hundir a su competidor directo (Crónica), retaceándole el papel o vendiéndoselo más caro, y como consecuencia logró ponerse a la cabeza de los medios e impedir que cualquier otro pudiera hacerle sombra. Hoy, alcanzado por las denuncias del resto de los medios y por presentaciones judiciales realizadas por el propio Estado nacional, intenta hacer valer su poder de lobby presionando a diputados y senadores para evitar las investigaciones en marcha en el congreso, y censura en sus medios y en los de sus aliados, las noticias que no favorecen a sus intereses.

Por otra parte, el Estado está obligado a tomar medidas para recuperar su papel como socio de Papel Prensa, ya que tiene el 27 por ciento de las acciones y una responsabilidad indelegable en la defensa de los intereses de los ciudadanos, y ante los que debe rendir cuenta.

Conviene recordar que Clarín también posee una posición dominante en la televisión argentina. Más hoy, cuando es casi imposible acceder a la televisión abierta sin cable. Porque el Grupo no sólo es dueño de un canal abierto (el 13), sino también de varios canales de cable, de noticias y entretenimientos, y no sólo eso, es el dueño absoluto de la trasmisión de la TV por cable, y decide, por ejemplo, que algunos canales no se vean (caso CN23 y Telesur entre otros) y que ellos determinen cuáles son los mejores lugares para que sus mensajes tengan mayor impacto.

El caso Fibertel es otro de los dominios absolutos que tiene el Grupo. A través de su posición en el cable, por la misma línea envía Internet, y lo cobra, y caro, y es monopólica para amplias zonas del país. Claro que Fibertel no existe, y no puede hacer lo que hace. Como cualquiera que realiza una actividad ilícita; pero Clarín la mantiene a fuerza de poder. O sea, el poder absoluto, el poder verdadero; también allí es más poderoso que las leyes. Eso sí, a usted no se le ocurra poner un quiosquito en el barrio porque si lo descubren se lo cierran y no hay juez que le haga caso.

Y encima están los hijos de dudoso origen adoptados por la dueña del Grupo. Ya hace años que se dice que no es legal esa adopción, que son hijos de desaparecidos, que existe un delito de Lesa Humanidad en el medio (como ocurre con Papel Prensa), pero no, el poder de Clarín (aunque la miseria moral de algunos periodistas les haga decir otra cosa), es el más fuerte. Ya hicieron echar a un Juez en 1995 (Marquevich) que se animó a encarcelar a la ex bailarina Ernestina Herrera. Y desde entonces, con artimañas jurídicas lograron lo que para cualquier otro sería imposible: que hasta hoy no se pueda obtener una muestra de ADN. Con ayuda de abogados, policías y jueces, lo lograron (pasaron casi 30 años de pelea y ¿sabe cuánto tardarían en sacarle sangre a usted (aunque no quiera) en caso de participar de un posible hecho delictual o un simple accidente?

Los poderosos tienen privilegios, es verdad. El principal es impedir que las leyes se cumplan para ellos, el segundo es diferenciarse del resto de los mortales. Mire, si no, cómo el asesino material de Cabezas (que fue un crimen bestial cometido por un supuesto encargo de Yabrán –que se suicidó por eso-, bajo la gobernación de Duhalde), está preso en su casa ¡Sí! Aunque no lo crea o se haya olvidado, ese criminal era el último preso de la banda. Todos están libres de alguna manera y, tal vez, listos para cometer otros encargos de poderosos personajes. Y esos poderosos los amparan, son leales con sus secuaces.

Allí está, por estos días, la poderosa Bunge que cometió la mayor evasión en el impuesto a la Ganancias de la historia. Usted tiene que pagar sus impuestos, pero ¿los poderosos? ¿ y los jueces? (que tampoco pagan Ganancias): bien gracias; ¿y los legisladores? listos para saltar por Clarín: bien gracias. Los proyectos duermen y los poderosos siguen en pie, libres de actuar como quieran…

¿Usted puede creer que un pedófilo con dos condenas firmes esté libre y aparezca por televisión como una estrella? Todo eso es sólo una muestra de dónde está el poder. Sí, acertó, en los grupos económicos, que tienen tierras, bancos, grandes empresas monopólicas y grandes medios; y cuando el Estado (que nos debe representar a todos) intenta frenar ese poder, aparecen sus esbirros gritando: ¡Comunistas, totalitarios, drogadictos, populistas), para que los poderes se arrodillen y no se animen a tomar ninguna medida que pueda, aunque más no sea, atenuar sus privilegios.

Link Permanente: http://www.sprensalibre.com.ar/index.php?id=3143

octubre 8, 2010 Posted by | Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

¿Por qué casi todos los políticos opositores se oponen a los periódicos pequeños?

 

 
Los periódicos, grandes o pequeños, se alimentan de una materia básica que es el papel. Cuando ese papel no está al alcance de todos se producen diferencias. Por ejemplo: si alguien tiene que pagarlo un 50% más caro que otro, está en inferioridad de condiciones. Pero si encima ese otro es competidor de los demás, entonces la situación es muy peligrosa. Se corre el riesgo de que el dueño del papel sea el dominador: decide a quién se lo entrega, cuánto y a qué precio. Así alguien resulta favorecido, frente a la mayoría que se ve perjudicada seriamente.

Si esa situación no es nada buena en ninguna actividad; si esa situación merece que sea investigada por deslealtad comercial en cualquier labor productiva o comercial, en el caso de la información que le llega a la población, se convierte en una seria limitación a la libertad de informarse que todos tienen garantizada por la Constitución.

Y justamente eso es lo que ocurre desde 1976 con respecto a los diarios y periódicos en la Argentina. Los diarios Clarín, La Nación y La Razón, en sociedad con el gobierno de facto marginaron al resto, se quedaron con la fabricación del papel. Cualquiera que quiera tener un diario tiene que pagar mucho más el insumo básico y, además, depende de sus competidores para salir adelante.

Si en cualquier negocio eso es malo, en el de la comunicación es peligroso, muy peligroso que un grupo domine la información que le llega a los ciudadanos. Y ya no importa que exista la radio, la televisión, o Internet porque como bien explica el contador Magnetto al frente del Grupo Clarín: “el dueño del papel maneja la información en la Argentina”.

Ahora bien, si diarios de importancia como La Prensa, Crónica o Ámbito Financiero vienen denunciando desde hace años esa situación injusta (el primero desde 1976 porque la operación era poco ética) y los otros desde siempre; si el presidente Raúl Alfonsín denunció públicamente la extorsión de Clarín a su gobierno; si el fiscal Molinas, en 1986, dio un informe donde cuestionaba la constitución misma de Papel Prensa; si existen además denuncias de periodistas de todos los colores, que publicaron investigaciones donde se cuestiona el poco transparente paso de las acciones de la empresa a manos de aquellos diarios… Entonces, la pregunta: ¿por qué los políticos que más tienen prensa hoy se niegan siquiera a escuchar a los damnificados?

Y volvemos al inicio. Se presentó un proyecto para que se declare de interés público la fabricación de papel de diario y algunos políticos se oponen. Se abrieron audiencias públicas para que los afectados expliquen su situación y algunos políticos no quieren escucharlos. Estas semanas, por ejemplo, se negaron a escuchar a Crónica, Ámbito y Página 12, de la ciudad de Buenos Aires y a los centenares de diarios y periódicos del resto del país.

¿No les importa la situación de los miles de periódicos barriales, locales y regionales que existen en la Argentina?

¿Por qué defienden con uñas y dientes a Clarín y La Nación, hoy los dueños mayoritarios del papel?

¿Son partidarios de que la información esté en pocas manos como hasta ahora?

Los políticos locales, ¿todavía no se dieron cuenta de que desde hace diez años Clarín edita los zonales a pérdida para hundir cualquier manifestación de periodismo local independiente e incidir sobre los gobiernos locales?

¿Son sólo ingenuos o distraídos o están esperando un premio por debilitar la libertad de prensa?

Sería bueno que de una vez por todas dijeran qué van a hacer cuando les toque gobernar: ¿seguir apoyando a los que tienen el poder de decidir sobre lo que se piensa en el país? ¿O abrir el juego para que todos puedan expresar en igualdad de condiciones sus ideas u opiniones?

Por ahora sólo parecen fieles defensores de los grupos empresarios más poderosos a cargo de los diarios, la televisión, la radio y el cable de la Argentina. Y eso sí que da miedo.

Link Permanente:  http://www.sprensalibre.com.ar/index.php?id=3108

septiembre 24, 2010 Posted by | Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario

Rotemberg, Graiver y los años de plomo

Abrasha Rotenberg (casado con la cantante Dina Rot y padre de la actriz Cecilia y del músico Ariel), colaboró con Jacobo Timerman desde los inicios del diario La Opinión, más que nada en aspectos económicos, y hasta llegó a dirigirlo por algunos meses. Después del golpe de 1976 se fue a vivir a España donde, entre otras actividades, en 1998 escribió un libro, “Historia confidencial” (Sudamericana 1999), donde ofrece su visión de los sucesos vividos en la Argentina entre 1970 y 1977, y pormenores de la actividad de La Opinión.

Entre diálogos con importantes protagonistas de la época y entretelones poco conocidos de esos años, el libro detalla su relación con David Graiver y cuenta los sucesos que derivaron en el secuestro, detención y muerte de los miembros del grupo.
Un testimonio poco recordado, pero que por estos días coincide con la oscura historia de Papel Prensa.

En un capítulo donde deshecha la acusación de la dictadura sobre el origen de los fondos de La Opinión, recuerda la acción de la Conarepa “un organismo inventado ad hoc para apoderarse de patrimonios de origen ilícito, confiscaron nuestros bienes personales, nos inhibieron de disponer de ellos, se apropiaron de las acciones de ambas sociedades, determinaron nuestra ruina económica y ejercieron toda clase de arbitrariedades para perjudicarnos”.

Relata luego cómo “con la excusa prefabricada de supuestos vínculos financieros con la guerrilla”, fueron encarcelados: “Jacobo Timerman (3 años); Isidoro Graiver, hermano de David, totalmente desvinculado de sus negocios, y Lidia Brodski, su esposa (cuatro años); Lidia Papaleo, viuda de David Graiver (que había fallecido en agosto de 1976), cuatro años; los padres de David e Isidoro, los suegros de Isidoro… La lista creció con el encarcelamiento de numerosos funcionarios o colaboradores de las empresas Graiver, amigos personales y otros damnificados incluidos por error o malicia. Todos fueron reiteradamente torturados y humillados con crueldad y alevosía.”

Y este importante testimonio, del que todavía no se habló demasiado, prosigue con los asesinados: “La lista es amplia, pero solo voy a nombrar a dos como símbolos dolorosos y cercanos de una experiencia cruel. El primero Edgardo Sajón, secuestrado por sospechoso de representar imaginarios nexos entre La Opinión y un sector del ejército, asesinado bajo tortura; el segundo el doctor Jorge Rubinstein, asesor legal de David Graiver, quien ingenua y voluntariamente se presentó ante las autoridades para dar explicaciones sobre los negocios de su cliente, muerto durante una sesión de tortura.”

Hoy, dice Rotemberg en 1998, los funcionarios de la Conarepa, los torturadores y los militares que encarcelaron a inocentes, circulan libremente por las calles. “El jefe del comando que secuestró a los Born, el ex líder juvenil Jorge Galimberti, y Jorge Born, uno de los hermanos secuestrados (también vendrían los negocios con Susana Giménez y el condenado padre Grassi), se estrechan en cálidos abrazos sobre las tumbas de David Graiver, Edgardo Sajón, Juan Graiver, Enrique Brodski, Jorge Rubinstein, y tantas víctimas derivadas del secuestro, mientras planean negocios lucrativos ante la mirada del establishment que los ha aceptado, o calla.”

Luego de señalar las “delirantes fantasías de un sector antisemita de las FF.AA. (que) inventaron supuestos planes del judaísmo internacional para apoderarse del país”, concluye el capítulo con un párrafo que, hasta estos días era la triste realidad: “Todos contemplaron la injusticia en absoluto silencio, algunos por conveniencia, otros por cobardía, la mayoría por pasiva complicidad.”

septiembre 3, 2010 Posted by | Comunicación | , , , , , , , , | Deja un comentario

“El traspaso de Papel Prensa a los tres diarios porteños distorsionó el mercado editorial”

Publicado el 30 de Agosto de 2010 por Tiempo Argentino

Editor del diario La Arena (La Pampa).
Aunque hoy parezca un cuento de ciencia ficción, en octubre de 1978 los diarios Clarín, La Nación y La Razón tuvieron que irse de ADEPA (Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas) por los fuertes cuestionamientos y críticas que recibieron de los diarios del interior. El motivo no era otro que la transferencia de Papel Prensa, la única fábrica de papel para diarios del país, a manos de los tres diarios porteños, que implicaba una enorme distorsión en el mercado editorial.
Debe recordarse que todos los diarios del país habían sido obligados, por un decreto de Onganía de 1969, a aportar durante varios años el 10% de sus compras de papel al exterior para un fondo destinado al proyecto de la fábrica.
Los diarios se indignaron, y con razón, porque estaban obligados a pagarle a Papel Prensa “el papel más caro del mundo”. En esos años se castigaba la importación de ese insumo con un altísimo arancel del 70%, muy superior al de artículos suntuarios como el whisky.
Con esa protección del Estado, y otras (generosas reducciones impositivas y tarifarias), Papel Prensa se sentía autorizado a descargar contra los diarios “colegas” del interior una política de precios y de cupos que muy poco tenía que ver con la meneada “transparencia del mercado”, al obligarlos a pagar un precio abusivo en el país o a comprar en el exterior con una enorme carga arancelaria.
Declarar de interés público la provisión de papel a los diarios es una medida de gobierno acertada, porque apunta a garantizar un trato igualitario en precio y condiciones de pago a todos los diarios del país, independientemente de sus dimensiones y ubicación geográfica. Quienes se oponen a esta decisión por “intervencionista” y porque “distorsiona” el mercado, nada han dicho acerca de la intervención del gobierno militar en la transferencia de Papel Prensa a los tres diarios capitalinos, ni de las maniobras monopólicas que durante tantos años ejerció la empresa en forma abusiva en perjuicio de la mayoría de los diarios del país.
También resulta positivo que el Congreso estudie y sancione el marco legal más adecuado, y que la justicia investigue la oscura historia de Papel Prensa, que recién ahora comienza a ser conocida por el gran público.

septiembre 2, 2010 Posted by | Comunicación | , , , , , , , | Deja un comentario

Denuncian que el gerente general de Papel Prensa cobra 120 mil pesos mensuales

El gerente general de Papel Prensa, Jorge Noseda, cobra “120 mil pesos mensuales”, denunciaron hoy fuentes de esa papelera, quienes consideraron esa remuneración como “una verguenza”.

(Télam) – “Noseda cobra 120 mil pesos mensuales y esto es una verguenza”, afirmaron a Télam las fuentes de Papel Prensa.

Noseda, quien fue llevado en el año 1997 con el CEO de Clarín en Papel Prensa, está involucrado también en una denuncia de José Pirillo ante la Justicia como quien “recaudaba” un “retorno de entre un 10 y un 15 por ciento” por factura en esa papelera, bajo “las órdenes de Héctor Magnetto”.

Pirillo refirió ante la Justicia que “esa era una práctica normal” en Papel Prensa e inclusive admitió que él mismo “había recibido dinero”.

Publicado por El Noticialista

julio 28, 2010 Posted by | Comunicación | , , , , | Deja un comentario

“Silencio por sangre”: la investigación sobre Papel Prensa

“¡Firmá o te mato!”

La contundente expresión con que empieza el libro “Silencio por sangre”, de los periodistas Daniel Cecchini y Jorge Mancinelli, es elocuente y refleja su estilo y contenido. Tanto, que le hace decir a otro periodista, Eduardo Anguita, en el prólogo: “es, sin duda, un thriller. Tiene la tensión delrelato de hechos reales que reclamaba Rodolfo Walsh y, además, cada frase contiene un dato y cada párrafo un concepto. Lo dramático es que, como otras grandes investigaciones periodísticas, nos pone de cara a la impunidad y la voracidad de los grupos de poder económico cuando están asociados con las peores formas de autoritarismo político.”

El libro, que acaba de ser publicado por editorial Miradas al Sur (cuesta $10 y se vende en los quioscos de diarios), relata cómo la empresa Papel Prensa, creada en la década del ’60 como un alternativa para contar con papel de diario fabricado en el país, se transformó en el preciado botín que permitió un acuerdo cuasi mafioso entre la dictadura militar de 1976 y tres grandes diarios argentinos.

“Silencio por sangre” cuenta los entretelones de la empresa, de qué manera las acciones pasaron por las manos de Civita, Graiver y más de 300 accionistas después, para quedar en poder de Clarín, La Nación y el gobierno de Videla en 1977, y convertirse hasta ahora en el arma estratégica que permitió avanzar y consolidarse a los dos grandes diarios argentinos, destruyendo o neutralizando competidores y dominando en forma total el mercado editorial.

Pero nada mejor que el lector mismo pueda evaluar el estilo y las características de esta investigación, que no fue sencillo realizar hasta hoy (aunque existen valiosos antecedentes parciales), cuando se cuenta con nuevos testimonios, documentos que salen de sus escondites y una acción judicial que parece avanzar sin pausa en el camino hacia la verdad. Por eso es interesante conocer cómo son los primeros párrafos de la obra…

“¡Firmá o te mato!”

La mujer –joven, recientemente viuda, madre de una niña pequeña- sabía que no acababa de escuchar una amenaza vana. Corría marzo de 1977 y allí donde estaba, la gente moría, la mataban. Lo había visto. Lo había escuchado a través de las paredes. A ella también podía pasarle si no firmaba los malditos papeles. Y si los firmaba, quizá también. Podían ejecutarla, o torturarla hasta la muerte. Su propio cuerpo le gritaba que no faltaba mucho, que tal vez no resistiera la próxima sesión de picana, de submarino, de lo que el capricho de los señores de la vida y de la muerte decidiera.

“¡Firmá, impura, o te mato!”

Allí no tenía otro nombre. Desde la misma noche de su secuestro la habían empezado a llamar así: “La impura”. Se había casado con un judío, y eso no se lo perdonaban. Era psicóloga, una profesión subversiva, y eso tampoco ayudaba. Le peguntaban por personas, lugares, encuentros y otras cosas, y ella casi nunca sabía las respuestas. Pero no estaba allí por eso. Lo que querían era otra cosa: que firmara la sesión de las acciones de la empresa productora de papel de diarios que había sido de su marido y que, tras la muerte de éste en un accidente aéreo, les pertenecían a ella y a su hija. Por eso también estaban secuestrados, desaparecidos para todos, su suegra, su suegro y otros miembros de su familia.

“¡Firmá, carajo, firmá o te mato!”

Devuelta a la oscuridad de su celda de Puerto vasco, la frase seguía retumbando en los oídos de Lidia Papaleo de Graiver. Sabía que estaba al límite de sus fuerzas: tenía los pechos y el abdomen destruidos por las torturas; los golpes en la cabeza la tenían en un permanente estado de confusión. Lo que más la desesperaba era no saber dónde ni con quiénes estaba maría Sol, su hija de un año.
(…)

(Continuará)

julio 17, 2010 Posted by | Comunicación, Literatura | , , , , , | Deja un comentario