Semanarioprensalibre's Blog

Just another WordPress.com weblog

47 bases militares en América Latina, además de los ingleses en Malvinas

El sábado pasado, Nuevo Encuentro de San Fernando organizó una charla debate sobre el tema “Militarización en América Latina y Malvinas”, a cargo de Rita Bertaccini, presidenta del Movimiento por la Paz, la Soberanía y la Solidaridad entre los Pueblos (Mopassol) y vicepresidenta del Consejo Mundial para la Paz. Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia tienen tropas y armas dentro del continente.

El tema resulta por demás inquietante, ya que el primer dato de que se dispone indica que en América latina existen hoy 47 bases confirmadas (más allá de aquellas que están denunciadas que pueden ser más), todas ellas comprobadas por un trabajo permanente que viene realizando el Mopassol en diferentes países, investigando cada denuncia y sumando datos a su encuesta permanente. Estas bases, que tienen diferentes características, fueron en gran medida instaladas por los Estados Unidos, de acuerdo a convenios realizados con algunos países, ciertas veces con la excusa del terrorismo, otras con la del combate al narcotráfico, y las últimas disfrazadas con diversos títulos, tales como el de “ayuda humanitaria”.

Hay que tener en cuenta además que estas bases, en realidad, responden al comando de la Otan (Organización del Tratado del Atlántico Norte), que sabe actuar en conjunto con tropas de diferentes países, y que tiene terribles antecedentes, como las sangrientas intervenciones en Libia, hace poco, y en Irak y Afganistan, entre otros, donde causaron decenas de miles de muertes, en su mayoría entre las poblaciones civiles, además de los daños materiales cuantiosos que dejaron prácticamente en el caos y la ruina a esos países.

Durante la exposición de Bertaccini, quedó en claro que, sin contar el caso de Puerto Rico (un país sometido a los Estados Unidos, considerado estado por ellos, pero colonia por sus habitantes), son por lo menos 47 las bases militares extranjeras en funcionamiento o en construcción vinculadas por vía aérea y marítima con la IV Flota naval. Las más importantes son cinco bases con grandes pistas de aterrizaje (más de 3.000 metros) distribuidas estratégicamente a lo largo del continente: Soto Cano (en Palmerola, Honduras), Palanquero (en Colombia que por acuerdo firmado posee siete más, alguna de ellas de aprovisionamiento para la IV Flota), Mariscal Estigarribia (en Paraguay, cerca de la frontera con Brasil), la Fortaleza Malvinas (en nuestro país, con tropas británicas y probable presencia de buques con armas atómicas) y la Isla Ascensión (en el Atlántico Sur), de la que ya conocemos en carne propia su importancia, ya que sirve de posta a las invasiones que, viniendo del norte, van hacia el sur.

Todas estas bases están en condiciones de albergar a miles de soldados y a los aviones más modernos. Por otra parte, la flota que ahora está en océano Atlántico como en el Pacífico, puede ser abastecida por muchas de las bases existentes. Por ejemplo, en Panamá existe una docena de bases situadas en las costas de ambos océanos, además de la base usurpada a Cuba en Guantánamo, que también es campo de de concentración y de torturas y detenciones ilegales. O las bases con tropas francesas en las islas de Guadalupe y Guayana, y una de entrenamiento de tropas británicas en Bélice.

Por suerte en nuestro país, la triste idea del gobernador del Chaco de hacer un tratado con los yanquis para la instalación de un “Centro Anti catástrofes y Ayuda Humanitaria”, financiado por el Comando Sur del Pentágono a inaugurarse en el Aeropuerto Internacional de Resistencia, fue desbaratada por el gobierno nacional que prohibió la entrada al país de equipos que hubieran permitido habilitan la construcción de un centro de control y espionaje al servicio de los proyectos imperiales, de acuerdo a un programa impulsado por la Junta Interamericana de Defensa (JID), que incluye en sus planes la coordinación e implementación de centros similares en otros países del continente.

Las bases existentes, se demostró en el encuentro, tratan de cercar a los países que los Estados Unidos y la Otan consideran sus enemigos, ya que precisamente son ellos los que no permiten la instalación de las bases y defienden su independencia y soberanía. Es estos momentos, salvo la imposición británica en Malvinas, no existen bases, y no están permitidas, en Argentina, Brasil, Ecuador, Venezuela, Uruguay y Bolivia, países que lideran en Latinoamérica una política de independencia frente a los gobiernos colonialistas del mundo.

Como quedó claro en el debate que se produjo luego de la exposición de la ingeniera geógrafa, Rina Bertaccini, las ambiciones de las grandes potencias están puestas hoy en el agua potable y la energía, por ejemplo, de allí su intención de controlar Malvinas y el territorio antártico, con las valiosas reservas existentes y dominar la riqueza del Amazonas, que intentan arrebatarle a Brasil con la excusa de cuidar mejor de lo que hoy puede considerarse un pulmón verde del mundo.

Estar atentos a estos temas, no sólo pasa por una cuestión política, sino de mera subsistencia, para evitar las depredaciones futuras y terminar hipotecando el futuro de nuestra descendencia, en caso de permitir el uso comercial e interesado de lo que, en realidad, hoy constituyen las reservas ambientales de la población mundial.

Link Permanente:  http://www.sprensalibre.com.ar/index.php?id=4634

Anuncios

junio 22, 2012 - Posted by | Uncategorized | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: