Semanarioprensalibre's Blog

Just another WordPress.com weblog

Diario La Arena de La Pampa: no todos fueron cómplices

En Santa Rosa, La Pampa, se inició esta semana el juicio por delitos cometidos durante la dictadura militar en el ámbito de la Subzona 14.

¿Por qué puede interesar en particular a un periódico local como Prensa Libre? Sencillamente porque refrescó un caso casi paradigmático. Más allá de significar un paso más en la lucha contra la impunidad, dio pie para que el primer testimonio fuera el del director del diario LA ARENA, Saúl Hugo Santesteban, una de las víctimas del terrorismo de Estado en esa provincia. Él pudo recordar las presiones, los hechos de censura y los secuestros que tuvieron que soportar en el diario, y cómo, a pesar de ello, nunca cedieron a publicar las versiones que les mandaban los gobernantes de facto, como sí lo hicieron, por ejemplo, La Nación, Clarín, Gente o Siete días, entre otras publicaciones.

Si ellos pudieron resistir con dignidad en medio de un clima de terror, ¿qué hubiera pasado si los grandes medios de la capital se hubieran negado a mentir y hubieran hecho conocer los secuestros, los asesinatos, los robos de bebés ante el mundo? ¿Hubiera podido resistir la dictadura?

Para quien le interese, este es un resumen del hecho mencionado que envió Argenpress y que aquí se da a conocer:

“Durante el relato, recordó cuando estuvo detenido en la Colonia Penal con un ex diputado provincial al que lo habían torturado. Y rememoró los dilemas que tuvo como periodista en una época de terror, de autocensura impuesta por un clima de opresión en un país donde las autoridades no respetan ni las ideas ni las vidas, donde había diarios en los que estallaban bombas o le secuestraban cronistas únicamente por el contenido de sus artículos. Ambos tipos de agresiones debió sufrir LA ARENA no sólo durante la dictadura sino en el período previo bajo un régimen constitucional.

(…)

En un marco de terrorismo de Estado y medios censurados o complacientes con el régimen dictatorial o directamente cómplices, LA ARENA sostuvo una línea histórica por lo cual, ya en 1975, fue blanco de ataques de los grupos autoritarios. No hace falta remontarse a la década de los años ’60 cuando reclamaba por los presos políticos que llegaban a la Colonia Penal bajo el Plan Conintes o por las razzias que detenían a militantes locales. Entre ellos el director y periodistas del diario.

Ya en los ’70 su línea crítica le valió amenazas de grupos identificados como la Triple A, que se hicieron efectivas cuando estalló una bomba en su sede de la calle 25 de Mayo. En noviembre de 1975, el periodista Raúl Celso D’Atri, hijo del entonces director, fue detenido y pasó varios años en cárceles de máxima seguridad. En esos días se le pidió desde estas páginas al temible coronel Camps que respete a los detenidos y que fueran llevados ante la justicia si habían cometido un delito, pero que el Ejército no dispusiese a su gusto de su destino. También publicó las listas de detenidos y sus traslados, para llevar tranquilidad a los familiares y darles el amparo de la publicidad de sus destinos, información que no publicaron los otros medios locales.

El 24 de marzo de 1976 fue el turno de Saúl Santesteban de ir a la cárcel. A pesar del marco de terror, hubo una rendija para reclamar. LA ARENA no se sumó a la propaganda prodictatorial como otros medios nacionales. En cambio, y como contados casos -entre ellos La Opinión de Trenque Lauquen-, continuó difundiendo las listas de detenidos y reclamó en la tapa del diario por la libertad de dos periodistas -el citado Raúl D’Atri y Nelson Nicoletti- el mismo día que Videla llegaba a la provincia. Además lanzó cuando pudo campañas para la liberación de los secuestrados, como el caso de una reconocida bioquímica secuestrada en La Plata en esos años. El castigo de la clausura también le llegó a este diario bajo la dictadura por publicar información clasificada como “no conveniente” por los censores de aquellos años.

Cuando las agencias informativas hacían llegar noticias previamente observadas por los militares y en muchos casos fraudulentas, LA ARENA se negó a utilizar el vocabulario procesista con palabras como “delincuentes subversivos” o “terroristas” para calificar a las víctimas de los pseudo-atentados. Y desde 1977, la palabra “desaparecidos” y “derechos humanos” comenzaron a ser publicados en los primeros reclamos por las víctimas de una dictadura cuando pocos medios se animaban a utilizar esas palabras.

Si el lunes el relato de su director no pudo abarcar todas las agresiones que sufrió este diario y sus periodistas fue sólo por falta de tiempo, y por no ser esta historia el caso central de lo juzgado.

Pero ahí está la colección de LA ARENA para brindar el mejor testimonio de lo ocurrido aquellos años.”

LA ARENA se puede leer en Internet en http://www.laarena.com.ar

Link Permanente:  http://www.sprensalibre.com.ar/index.php?id=2960
About these ads

agosto 5, 2010 - Posted by | Comunicación | , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: